Turismo de Masaya en el suelo tras crisis en Nicaragua. Foto: N. Miranda / Artículo 66
Turismo de Masaya en el suelo tras crisis en Nicaragua. Foto: N. Miranda / Artículo 66
459
0

Masaya, una de las ciudades más fuertes del turismo en Nicaragua, está siendo seriamente afectada, tras la crisis social que se vive en el país desde el pasado 18 de abril. Debido a los conflictos entre el gobierno de Ortega y sociedad civil, las visitas de extranjeros se cancelaron y hasta el día de hoy no se ve ningún foráneo por las calles de la ciudad de las flores.

Desde hace tres meses (de abril a julio) cuando iniciaron las protestas en Masaya contra el régimen de Daniel Ortega y las que fueron fuertemente reprimidas por simpatizantes y policías orteguitas, muchos locales dedicados al turismo, entre ellos, restaurantes, hoteles y discotecas, se vieron obligados a cerrar sus puertas por el peligro que cundía en la ciudad. Hasta la fecha son pocos los establecimientos que han decidido iniciar labores.

Nosotros abrimos hace dos semanas, cerramos desde abril porque el peligro era inminente, esperamos a ver cómo nos va”, dijo la dueña de discoteca POSH en Masaya, que por seguridad decidió omitir su nombre. Cabe mencionar, que este centro de baile es la segundo que intenta volver a funcionar después de tres meses de conflicto social en la ciudad (la primera fue Ritmo de la noche).

Saqueos y falta de turista, principal causa de cierre en restaurantes y hoteles

Las causas de la crisis por la que están atravesando los negocios de Masaya que viven del turismo, está principalmente los saqueos del que muchos fueron víctimas, sumado a la huida de los clientes, muchos de ellos extranjeros, que frecuentaban discotecas, hoteles y restaurantes. “Turismo no hay en Masaya, los restaurantes están cerrados a causa de saqueos y ahora por falta de dinero. Los hoteles cierran porque no hay turistas que se hospeden. Las discotecas cierran temprano por falta de clientes”, afirmó el guía turístico Nelson Rodríguez.

Los cierres de restaurantes, discotecas y comida rápidas, están a la vista de todos los masayas, uno de los más conocidos es el bar y restaurante “La Ronda”, saqueada el pasado 31 de mayo. “Se llevaron todo, fracasamos, ya no existe “La Ronda” como tal, recordá que aquí vivíamos del turismo; ahora será una rosticería con nuevos dueños”, refirió José Luis Trejos, quien fungía como administrador. Otro restaurante cerrado, es Rosticería “Monimbó”, saqueado dos veces en el mes de junio; según sus propietarios, las pérdidas son cuantiosas. “Fue un golpe duro, dos veces lo saquearon, el 16 y 24 de junio; según se nos informó, hasta hubo intención de quemarlo, no sabemos cuándo abriremos, porque se necesita mucha inversión para poder reabrir”.

Por otra parte, los restaurantes, como Pizza Gold, Café-Café, Tele Pizza se vieron obligados a cerrar de manera permanente por los saqueos a sus instalaciones. En el caso Tele Pizza, sus propietarios decidieron entregar el local, puesto que lo alquilaban. Otro negocio que se presume abrirá, pero no se sabe cuándo, es el reconocido Restaurante “Verdi”, ubicado a 100 metros de la entrada a Masaya, el cual fue cerrado por el temor de ser saqueado; en su momento los propietarios contemplaban la idea de venderlo o alquilarlo, pero según sus dueños, “están luchando por seguir en el negocio”.

La discoteca Coco-Jamboo cerró desde el mes de abril, cuando iniciaron las protestas, y aun sus dueños no saben si abrirán. “No sabemos cuándo volveremos, hasta que la situación está mejor”, dijo un hijo de los propietarios.

Hoteles cerrados y otros trabajando con poca clientela  

Los hoteles y hospedajes en el centro de Masaya se notan vacíos. Artículo 66 realizó una visita en algunos de estos negocios y comprobó la falta de inquilinos y en otros casos, los propietarios y trabajadores informaron que están cerrados, hasta nueva orden. Según el recepcionista de Hotel Ivania´s Inn, quien omitió su nombre por seguridad, la decisión de cerrar, es debido a la crisis socioeconómica que atraviesa el país. “No hay atención desde finales de mayo. Al no haber turismo ni personas que necesiten hospedarse, no es lógico abrir. El turismo en Masaya desapreció”, afirma.

Otro hotel con precaria clientela, es el “Don Omar”, ubicado en el barrio el Calvario. “En la semana se hace 30 dólares, no hay clientes, si alguien necesita una habitación, tiene que reservar, no porque esté lleno, sino porque no hay trabajadores y se tiene que acondicionar”, dijo José Hernández, guarda de seguridad, quien también está a cargo de la atención. De igual manera es la situación del Hotel San Juan, según la recepcionista, antes recibían a 100 clientes en la semana, pero a causa de esta crisis y a falta de turistas, actualmente atienden a uno por día, siete en total a la semana, “si acaso”.

“Antes era frecuentado el hotel, recibíamos aproximadamente 100 clientes en la semana, ahora solamente uno por día. “Venían personas de todas partes del mundo, entre ellos panameños, gringos, franceses, rusos, ticos, chinos, entre otros”, afirma la recepcionista de Hostal San Juan, quien también dijo que desde el pasado 30 de mayo no se miran extranjeros en la ciudad de las flores”. También informó, que pese a la inestabilidad laboral, el propietario decidió no despedir a ningún trabajador y ha mantenido el salario. “Hubo una reunión donde se nos dijo que no habrá despido y hasta el día de hoy seguimos ganando lo mismo”, refirió entusiasmada la joven, quien tampoco quiso identificarse.

El caso de los hoteles anteriores, no es el mismo del Hotel Masaya, propiedad de Cristhian Fajardo, líder del Movimiento 19 de abril, quien está encarcelado al igual que su esposa María Adilia Cerrato, por el régimen de Ortega. Este local tuvo que cerrar, cuando en el mes de junio, fue quemado por turbas pro-gobierno, dejando sin posibilidad alguna de reapertura.

Inactividad turística provoca desempleo en hoteles y restaurantes

El cierre de hoteles y restaurantes en Masaya, ha ocasionado serias pérdidas para los propietarios, pero los más afectados son los trabajadores, quienes han perdido el empleo y sin seguridad alguna de volver a recuperarlo. “Desde que cerró la discoteca, estoy en desempleo, no me muero de hambre, porque me las ingenio para trabajar, pero es una pérdida enorme, porque ya no tengo el trabajo fijo”, expresó un mesero de discoteca Coco-Jamboo.

La debacle del turismo a nivel nacional

Según La Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), el impacto económico por el que atraviesa el país, ha dejado sin empleo a miles de nicaragüenses, solo en el sector de hoteles y restaurantes han sido afectados 67 mil personas. También el estudio reflejó pérdidas de unos 509 millones de dólares en el área de alojamiento y de comidas y bebidas.

Por su parte, el gobierno de Ortega informó el pasado 13 de agosto, a través del Ministro de Hacienda, Iván Acosta, quien presentó la propuesta de reforma al Presupuesto General de la República, que el sector turismo tuvo una pérdida de ingresos de 231 millones de dólares, en el que además 8,600 pequeños negocios dedicados al turismo tuvieran que cerrar.

Orteguismo se lava las manos ante crisis turística

El gobierno de Ortega, desde que los nicaragüenses han protestado en las calles, exigiendo justicia y democracia, no ha cesado de culpar a los ciudadanos por la crisis económica. “La violencia y la desestabilización, generada en el intento del golpe de estado, ocasionaron un grave daño a la economía, sobre todo en sectores como turismo, (…), en los meses de abril, mayo y junio”, afirmo el Ministro de Hacienda, el orteguista Iván Acosta.

Mientras el régimen de Ortega sigue buscando culpables y encarcelando a manifestantes bajo acusaciones de terrorismo, los emprendedores e inversionistas de Masaya y otras ciudades turísticas del país siguen confiados en que el Ejecutivo regrese al Diálogo Nacional para encontrar una solución a la crisis que mantiene en grave riesgo de colapso a la economía de Nicaragua.