Exreo político Wilfredo Brenes en su negocio de venta de pollos asados. Foto: Noel Pérez/Artículo 66
1819
0

Luego de ser secuestrado por tercera vez y estar 46 días encarcelado en la Dirección de Auxilio Judicial, en Managua, el exreo político de la dictadura Wilfredo Alejandro Brenes Domínguez, originario de Masaya, no perdió tiempo y el tres de enero de 2020, cuando apenas tenía cuatro días de haber sido excarcelado (salió el 30 de diciembre de 2019 bajo el régimen de convivencia familiar) emprendió por tercera vez su negocio de venta de pollos asados.

El puesto se ubica en el barrio Fox, de la ciudad de Masaya, y junto a Wilfredo Brenes, trabaja el también excarcelado político Jordan Lanzas, quien fue secuestrado junto con él, el 15 de noviembre de 2019.

Jordan Lanzas y Wilfredo Brenes, los dos excarcelados que ahora trabajan juntos en el negocio de pollos asados. Foto: Noel Pérez/Artículo 66

El excarcelado político, quien el tres de febrero cumplirá 41 años, nunca pensó que ir a dejar agua el 15 de noviembre a madres de presos políticos que se encontraban en huelga de hambre en la iglesia San Miguel Arcángel de Masaya, iba a ser la causa por la que lo volvieran a secuestrar y ahora lo acusen de posesión de armas y explosivos.

“Difícil es iniciar de cero, las veces que me han secuestrado y salgo libre, he vuelto a emprender mi negocio, porque me gusta ganar honradamente mi dinero, pero la situación cada vez es más difícil, porque significa que me tengo que endeudar para poder abrir otro puesto de pollos asados, pero no importa las veces que caiga, lo importante es volverme a levantar”.

Su tercer intento

“La primera vez que la venta de pollos asados se me vino al suelo, fue el tres de enero (de 2019) cuando me secuestraron. Estuve encerrado injustamente hasta el 20 de mayo, luego en junio volví a emprender mi negocio, pero me lo vuelven a botar, cuando el 22 de agosto del mismo año me capturan por una bomba que estalló cerca de donde tengo actualmente mi puesto y me responsabilizaban de los hechos, estuve cinco días detenido. Tuve que dejar un puesto que tenía en la rotonda que va al municipio de Tisma y esta es la tercera vez que vuelvo a iniciar, luego de estar secuestrado por ir a dejar agua”, explicó Wilfredo Brenes.

En cuanto a la rentabilidad de la venta de pollos asados, Brenes asegura que le ha ido bien, gracias a la aceptación y apoyo de la población que compra sus productos, aunque afirma que las ventas han estado bajas a causa del asedio constante de los oficiales orteguistas. “La Policía sigue hostigando, me ha querido correr a los clientes, cada vez que miran carros parqueados se ubican detrás y comienzan a sonar las sirenas, pero las personas han perdido el miedo y no se van hasta que los despacho”.

“El miedo se perdió”

Pese al constante asedio policial, paramilitar y de turbas orteguistas, Brenes afirmó a este medio de comunicación que “el miedo lo perdí, porque la dictadura nos ha quitado todo”. Sin embargo, teme por la seguridad de su familia y de la comunidad donde habita, porque, según él, son los que sufren las consecuencias de las represalias en su contra. “Mi familia ha sido muy afectada por todo lo que me ha pasado, es por eso que ando con cautela, pero siempre demandando justicia y libertad”.

Noticia relacionada: Wilfredo Brenes, el exreo político de Masaya que ha salido adelante con su venta de pollos asados

En cuanto a su lucha cívica por la libertad de Nicaragua, Brenes sostiene que seguirá firme, luchando por un cambio en el país. “No pretendo cargos públicos, todo lo hago por amor a mi pueblo, porque me duele todo lo que está pasando”.

En cuanto a la dictadura de Daniel Ortega, el exreo político aduce que “el régimen sabe que está debilitado, que no hay vuelta atrás, lo único que les queda es adelantar las elecciones y dejar de hostigar el pueblo, porque Masaya y toda Nicaragua lo único que ha hecho es exigir justicia de forma pacífica”.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte + ocho =