Inicio Anuncios La “Loba” da la campanada al eliminar al Barcelona en cuartos de...

La “Loba” da la campanada al eliminar al Barcelona en cuartos de final de la UCL
La Roma hizo el milagro y eliminó al Barcelona
* Los romanos vencen 3-0 al Barça y remonta el 4-1 de la ida

53
0
La Roma logró una remontada milagrosa ante el “Todopoderoso” Barcelona de Messi. Foto: Diario As
La Roma logró una remontada milagrosa ante el “Todopoderoso” Barcelona de Messi. Foto: Diario As

Hay momentos en el fútbol que jamás se olvidan, partidos que pasan a la historia por diversos motivos, partidos agónicos con desenlace de último minuto, goles lapidarios que llevan al éxtasis, fallos inolvidables, equipos “pequeños” que derriban a los “monstruos”. Ayer fuimos testigos de uno de esos partidos inolvidables, la Roma, la “pequeña” Roma se medía en el partido de vuelta de cuartos de final de la UEFA Champions League, ante el “monstruo” blaugrana, tras el 4-1 de la ida, todo parecía cuestión de trámite para el Barça, pero “no contaban con la astucia” a como diría el legendario “Chespirito”, de la “Loba” que realizó sin duda el mejor partido en su historia, y contra todo pronóstico logró destrozar al Barcelona de Messi.

 

¿Quién hubiera apostado 1 centavo que la Roma lograría remontar el 4-1 al Barcelona? Casi seguro que nadie, ni el más fanático de la Roma, pero en el deporte y en el fútbol no hay nada escrito, y hoy quedó demostrado, incluso cuando todo está claro, a como lo era la inminente clasificación del Barcelona a semifinales, después de conseguir la buena e inmejorable ventaja de 4-1 en el Camp Nou, aquel partido marcado por los dos autogoles del cuadro italiano, sumado al gol de Piqué y al puntillazo de Suárez, el partido de vuelta parecía cuestión de trámite, no sólo por la ventaja en el marcador, sino porque se trataba del Barcelona del “mágico” Messi.

 

El estadio Olímpico de Roma fue el escenario de una de las más grandes gestas del fútbol, la Roma un equipo de baja categoría, comparado con el Barcelona, vivió una noche mágica, una noche donde todos los astros se alinearon a favor de la Loba, donde el desempeño del escuadrón romano parecía el de un equipo “grande”, el ímpetu sorprendente de los jugadores en busca de conseguir un gol tempranero, esa hambre de éxito, dio sus frutos al minuto 6, cuando apareció el goleador Edin Dzeko, que lograba colarse entre la defensa culé para fusilar a Ter Stegen para el 1-0, y abrir el camino a una remontada histórica, tras el gol, el Barcelona se veía ampliamente superado por un equipo que en el papel no era una amenaza para los catalanes, el Barça jamás estuvo al nivel que le conocemos, no se vio ese futbol vistoso, esos trazos precisos que parecen ejecutados a la perfección, no apareció la magia de Messi, el crack argentino estuvo sólo contra la muralla romana, Messi no pudo salvar el barco blaugrana, Suárez sigue desaparecido, Iniesta, Rakitic y Busquets eran superados en el medio campo, la defensa culé, tan segura en la temporada, se vino abajo, el Barcelona se derrumbaba como un castillo de cartas, el naufragio estaba cerca, el fantasma de la ridiculez rondaba al batallón de Messi.

 

En el segundo tiempo, al minuto 57, tras una falta en el área de Piqué sobre Dzeko, Daniele De Rossi marcaba el 2-0 desde los once pasos, la afición romana enloquecía y creían en el milagro, lo impensable estaba tan cerca para la Roma, el Barcelona no reaccionaba, trataba desesperadamente en defender el resultado, incluso Messi estaba en defensa, ¿Cuándo habíamos visto a Messi en labores defensivas?, el Barcelona estaba más enfocado en defender que en atacar. Al minuto 82  tras un tiro de esquina, apareció el cabezazo celestial de Manolas, superando a Semedo en la marca, y asestándole un zarpazo mortal a los de Valverde, el mundo no lo podía creer, la Roma estaba logrando la hazaña, lo inimaginable estaba sucediendo, la remontada milagrosa era real, la Roma tocaba el cielo y el Barcelona era enviado al infierno del fracaso.

 

El Barcelona cae inesperadamente en cuartos de final por tercer año consecutivo, la ilusión del triplete quedó reducida a cenizas, la cara de Messi al finalizar el partido lo decía todo, el Barça se derrumbó, y sus millones de seguidores en el mundo no salían del asombro, Roma se convirtió en sinónimo de milagro, ni el mejor libreto de Hollywood hubiera ofrecido un desenlace tan asombroso, la Roma está en semifinales, ahora se convierte en un rival de cuidado para el resto, mientras el Barcelona intentará superar lo más pronto posible el fracaso monumental.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − cuatro =